Archive | febrero 2015

La seguridad de las estanterías: figuras clave

Partiendo del diseño y terminando por el uso en la operativa diaria, son múltiples las personas y funciones de la empresa que intervienen e interactúan con las estanterías y los sistemas de almacenaje de nuestros almacenes. Conocer el rol de cada una de estas figuras y la repercusión que tienen en la seguridad es importante para conseguir una utilización correcta y segura de las estanterías, así como un mantenimiento adecuado.

seguridad-de-estanterías

Estanterías convencionales para el almacenaje de carga paletizada

Diseño

Todo comienza en la concepción y el diseño de la solución de almacenaje a implementar. El usuario directamente o bien a través de un especificador tiene que fijar los datos de partida que se han de tener en cuenta en el diseño y el cálculo del sistema de almacenaje.

Los datos de partida comprenden informaciones relacionadas con la operativa de los almacenes como son las dimensiones del local o nave donde estará instalada la estantería, tipo y características del suelo sobre el que se instalarán las estanterías, las características de las unidades de carga incluyendo dimensiones y peso, información sobre los elementos auxiliares de la unidad de carga (por ejemplo el tipo de paleta utilizado), tipo y características de los equipos de manutención (como puede ser carretillas elevadoras) utilizados en la operativa diaria para la manipulación de las cargas y la utilización de las estanterías, entre otros.

Todos los datos anteriores tienen que ser tenidos en cuenta por el diseñador de la instalación. Generalmente el diseñador es el proveedor del sistema de almacenaje, que además de utilizar los datos de partida provenientes del usuario o del especificar, ha de aplicar las normas técnicas en vigor para asegurar el diseño seguro de las estanterías. Los datos de partida van a determinar por lo tanto la configuración final y las prestaciones de las estanterías.

Si los datos de partida no corresponden con la realidad del funcionamiento del almacén (como por ejemplo que las dimensiones de las unidades de carga sean mayores que las de diseño o los pesos superan a los indicados para el cálculo) se pueden estar generando situaciones peligrosas, reduciendo el nivel de seguridad para bienes y personas que están en contacto con los sistemas de almacenaje.

Los datos de partida que sean relevantes para determinar las prestaciones de las estanterías, así como la configuración resultante tienen que estar recogidos en un proyecto, y estar indicadas en una placa de características colocada en lugar visible para la consulta por parte de los trabajadores que utilizan las estanterías.

Cualquier modificación posterior que se produzca por motivo de cambio de los datos de partida o por traslado de las estanterías, tiene que ir acompañado de la correspondiente revisión del proyecto y de las placas de características.

Uso de las estanterías

Con la norma UNE EN 15635:2010 se crea la figura del PRSES (Person Responsible for Storage Equipment Safety), que es la persona designada por la dirección del almacén o de la empresa, responsable de mantener un funcionamiento seguro de las estanterías y de los sistemas de almacenaje presentes en las instalaciones de la empresa. Como ya indicamos en un post anterior, las funciones primordiales que ha de desarrollar el PRSES son:

–          Ser conocedor del proveedor de las estanterías y ser el interlocutor para las cuestiones relacionadas con la seguridad.

–          Fijar la formación que han de recibir los trabajadores para un uso seguro de las estanterías.

–          Contar con un procedimiento de inspección del equipo de almacenaje.

–          Contar con un informe de evaluación de riesgos potenciales.

–          Elaboración de instrucciones para prevenir y limitar los riesgos.

–          Disponer de las instrucciones de uso del proveedor de los equipos de almacenaje, y velar para que las estanterías se utilicen de acuerdo con estas las instrucciones uso.

–          Realización de inspecciones internas y externas por un experto de acuerdo con lo especificado en la norma.

–          Implantar un sistema de mantenimiento.

–          Implantar un sistema de prevención y reducción de daños, así como un plan de acciones inmediatas a acometer en caso de incidentes.

–          Investigar los daños sobre la estantería producidos durante la operativa en el almacén.

El PRSES además de conocer la naturaleza de las operaciones en el almacén, es una figura clave en todo lo relacionado con la seguridad de las estanterías, y su nombramiento se ha de hacer público y tiene que ser conocido por los trabajadores que interactúan con las estanterías.

Junto con el PRSES, la otra figura clave son los trabajadores del almacén que utilizan los sistemas de almacenaje como pueden ser preparadores de pedidos, o los operarios de carretilla elevadora que realizan las operaciones de carga y descarga de las estanterías. Estos trabajadores son los más directamente afectados por la seguridad de los equipos de almacenaje, teniendo que utilizar las estanterías de acuerdo con las instrucciones de uso del proveedor y las indicaciones del PRSES.

Es fundamental para mantener niveles adecuados de seguridad de las estanterías que los operarios pongan en conocimiento del PRSES cualquier incidente, golpe o elemento dañado que se produzca. Los equipamientos de almacenaje deteriorados y golpeados ven reducidas sus prestaciones de diseño y se convierten por ello en equipamientos inseguros.

Inspección

Las estanterías son equipos de trabajo y como tales tienen que someterse a inspecciones regulares de acuerdo a la legislación vigente, las normas técnicas de aplicación, la evaluación de riesgos, y la experiencia operativa propia del almacén.

Por una parte la empresa ha de contar con inspectores internos que realicen revisiones de las estanterías de acuerdo con las instrucciones y protocolos realizados por el PRSES, y guardando registro escrito de las mismas. Estos inspectores internos pueden ser personal propio de la empresa que han de contar con la formación necesaria para desarrollar la labor de inspección.

Adicionalmente, las estanterías se han de someter a una inspección externa realizada por un experto al menos una vez cada 12 meses. Este experto ha de contar con experiencia acreditada en el sector y la formación necesaria para poder llevar a cabo esta función.

Mantenimiento

Finalmente hay que tener en cuenta que las estanterías tienen que ser sometidas a reparaciones y mantenimientos continuados. Estos trabajos tienen que ser realizados por personal adecuadamente formado, ser conocedor de la naturaleza de los materiales manipulados, aplicar los manuales de uso y mantenimiento del proveedor del equipo de almacenaje, tener en cuenta las normas vigentes, y seguir las instrucciones del PRSES.

Como vemos, el estado de las estanterías es un aspecto importante en la operativa de nuestros almacenes y empresas. La seguridad de las mercancías almacenadas así como de los trabajadores depende de ello, y conocer las diferentes funciones que intervienen nos ayuda a conseguirlo.

Anuncios

Cambios en estanterías: como hacerlos de forma correcta

Las estanterías y los equipamientos de almacenaje de nuestros almacenes son una parte importante de la operativa de las empresas. Las actuales circunstancias empresariales y de mercado, en las que la flexibilidad se impone y los cambios son continuos, obliga también a adaptar las estanterías y los almacenes a las nuevas necesidades.

estanterías convencionales para carga paletizada de Noega Systems

Cambios en las dimensiones o pesos de las unidades de carga, reubicaciones de estanterías de un almacén a otro o variaciones en los elementos auxiliares de almacenaje son solo algunas de las circunstancias que pueden producirse y que afectarán a nuestros almacenes y estanterías.

Junto con la necesidad de adaptar las estanterías a especificaciones cambiantes, nos encontramos con la circunstancia de que las soluciones de estanterías más extendidas (APR o estantería convencional) para el almacenaje de paletas en altura son fácilmente modificables puesto que no se requiere ni conocimientos ni herramientas especiales.

Atendiendo a nuestra experiencia, el cambio más habitual que suele ser necesario en las estanterías convencionales para carga paletizada es la variación de las alturas de los niveles de carga. Esto generalmente se produce por variaciones de las dimensiones de las unidades de carga a almacenar.

Es precisamente esta facilidad para cambiar las especificaciones de la estantería donde reside uno de sus mayores peligros. Siempre hay que tener presente que al cambiar la ubicación de los elementos de nuestra estantería estamos modificando las prestaciones de esa estantería pudiendo por ejemplo estar reduciendo su capacidad de carga.

Nuestro consejo de actuación para acometer modificaciones en la configuración de las estanterías es el recogido en los siguientes puntos y que además es el recogido en la norma UNE EN 15635:2010 en su apartado 7, es:

  1. Siempre consultar los cambios previamente con el proveedor o un experto, y obtener confirmación por escrito. Las estanterías son equipamientos diseñados a la medida teniendo en cuenta las características operativas de cada empresa y de cada almacén. La modificación de la configuración de una estantería puede suponer importantes cambios en las prestaciones (como son las capacidades de carga) de la estantería.
  2. Realizar las modificaciones con personal formado y cualificado que pueda seguir y aplicar las instrucciones de montaje facilitadas por el proveedor.
  3. Aplicar las normativas vigentes en cuanto a tolerancias, desplomes, etc.
  4. Para cualquier cambio u actuación sobre las estanterías, asegurarse previamente que estén las estanterías descargadas.
  5. No incorporar ningún añadido soldado o atornillado sin previa autorización del proveedor o persona experta. La aplicación de calor por medio de procesos de soldeo modifica las características físico-químicas del material base de las estanterías que es el acero.
  6. Ante cualquier cambio se impone la revisión de las placas de características obligatorias para en su caso solicitar la actualización de las mismas de acuerdo con la nueva configuración, y sustituirlas en la estantería. El contar con placas de características actualizadas y en lugar visible, además de ser una buena práctica es un requisito legal al que hay que dar cumplimiento.
  7. En caso de existencia de arriostrados verticales y si se cambiase la distribución de los largueros de carga en altura, la posición de los nudos de los arriostrados se han de reposicionar correspondientemente. Además es preciso asegurar que estos arriostrados están correctamente instalados y tensados para que desempeñen correctamente la función para la que fueron diseñados y instalados.
  8. En caso de traslado de estanterías de un lugar a otro hay que tener en cuenta las propiedades del suelo para asegurarse que tiene características al menos iguales que en la ubicación original. Las condiciones del suelo son fundamentales para determinar las cargas admisibles de la estructura.

En resumen, los cambios en la configuración de las estanterías sí son posibles pero han de realizarse contando con la confirmación previa por parte del proveedor o persona experta, y han de ser ejecutados por personal cualificado para ello. Adicionalmente es necesario guardar registro escrito de todas estas actuaciones sobre las estanterías que nos permiten hacer un seguimiento histórico de la estantería en cuestión.

De no hacerlo así podemos estar reduciendo las cargas admisibles de una forma sensible sin saberlo, poniendo en riesgo personas y bienes, y estaremos además asumiendo a ciegas una responsabilidad por cambios en un equipo de trabajo que no corresponde asumir por parte del usuario final. Desde Noega Systems recomendamos siempre acudir al asesoramiento de un experto en estanterías y sistemas de almacenaje.

A %d blogueros les gusta esto: